conexion emocional en la pareja
Sin categoría, conexion emocional, libros, pareja

La conexión emocional en la pareja: la clave para una relación saludable y duradera.

La conexión emocional en la pareja es uno de los pilares fundamentales para mantener una relación saludable y duradera. Aunque la atracción física y la compatibilidad son importantes, la capacidad de conectarse emocionalmente con tu pareja puede ser el verdadero diferenciador que fortalece la relación a lo largo del tiempo. En este artículo, exploraremos en profundidad qué es la conexión emocional en la pareja, por qué es crucial y cómo cultivarla. ¿Qué es la conexión emocional en la pareja? La conexión emocional en la pareja se refiere a la capacidad de entenderse, compartir y responder a los sentimientos y necesidades emocionales del otro. Esta conexión implica una comunicación abierta y honesta, empatía, apoyo mutuo y la capacidad de crear un espacio seguro donde ambos miembros se sientan comprendidos y valorados. Componentes claves de la conexión emocional ¿Por qué es crucial la conexión emocional en la pareja? La conexión emocional en la pareja es crucial por varias razones: Cómo cultivar la conexión emocional en la pareja Practicar la escucha activa: Dedicar tiempo para escuchar realmente a tu pareja, mostrando interés genuino en lo que dice y cómo se siente. Mostrar aprecio y gratitud: Expresar regularmente agradecimiento y aprecio por las pequeñas y grandes cosas que tu pareja hace fortalece el vínculo emocional. Crear rituales de conexión: Establecer momentos diarios o semanales para conectarse, como una cena sin distracciones o una caminata juntos, ayuda a mantener la conexión. Ser vulnerables: Compartir tus pensamientos y sentimientos más profundos puede ser intimidante, pero es esencial para una conexión emocional genuina. Mantener la empatía: Esforzarse por comprender las emociones y perspectivas de tu pareja, incluso cuando no estás de acuerdo, es clave para una conexión emocional duradera. Resolver conflictos de manera constructiva: Enfrentar los desacuerdos con una actitud de respeto y el deseo de encontrar soluciones mutuamente satisfactorias fortalece la conexión emocional. Obstáculos comunes para la conexión emocional y cómo superarlos Falta de tiempo: En la vida moderna, el tiempo es un recurso escaso. Priorizar tiempo de calidad con tu pareja es crucial para mantener la conexión. Estrés y ansiedad: El estrés puede dificultar la conexión emocional. Practicar técnicas de manejo del estrés y apoyarse mutuamente durante momentos difíciles puede ayudar. Problemas de comunicación: Las malas interpretaciones y la falta de comunicación efectiva pueden erosionar la conexión emocional. Buscar mejorar continuamente las habilidades de comunicación es fundamental. Resentimiento y rencores: Los resentimientos no resueltos pueden crear barreras emocionales. Trabajar juntos para resolver conflictos pasados y perdonar es crucial. La conexión emocional en la pareja es una piedra angular de las relaciones saludables y duraderas. Cultivar esta conexión requiere tiempo, esfuerzo y compromiso, pero los beneficios son invaluables. No solo mejora la calidad de la relación, sino que también proporciona un apoyo emocional profundo y duradero que puede resistir los desafíos y las pruebas del tiempo. Prioriza la conexión emocional con tu pareja y verás cómo florece y se fortalece vuestra relación. La conexión emocional en la pareja es el puente que une a dos personas de la forma más potente, permitiendo una relación rica, significativa y profundamente satisfactoria. ¡No subestimes el poder de conectar emocionalmente con la persona que más quieres! Tambien puedes conocer más sobre este tema en mi libro Storytime de Terapia, que puedes encontrar siguiendo este enlace.

Sin categoría

Cómo mantener una relación de pareja en verano

El verano puede ser una época tanto de relajación como de estrés para las parejas, y mantener de una manera sana una relación de pareja en verano puede ser complicado, en ocasiones. Aunque las vacaciones y el tiempo libre ofrecen oportunidades para fortalecer los vínculos, también pueden surgir conflictos debido a las expectativas no cumplidas y la convivencia prolongada. En nuestra consulta, habitualmente notamos un aumento en la demanda de terapia de pareja al comenzar septiembre, lo que sugiere que muchos enfrentan desafíos durante esta temporada. A continuación, exploramos algunas estrategias para mantener una relación de pareja en verano saludable y armoniosa. Comunicación abierta y sincera La comunicación es la base de cualquier relación exitosa, y esto es especialmente cierto para tratar de mantener una relación de pareja en verano. Las parejas deben esforzarse por mantener un diálogo abierto y sincero sobre sus expectativas, deseos y preocupaciones. Tiempo de calidad juntos El verano ofrece una excelente oportunidad para que las parejas pasen tiempo de calidad juntas. Sin embargo, es importante que este tiempo sea significativo y no solo una rutina. Respetar el espacio personal Aunque el tiempo juntos es crucial, también es importante respetar la necesidad de espacio personal de cada individuo. Pasar demasiado tiempo juntos sin pausas puede generar tensiones. Manejo del estrés en una relación de pareja en verano El verano, aunque es una época de relajación, también puede ser estresante debido a las expectativas y las presiones sociales. Manejar este estrés es crucial para mantener una relación sana. Resolver conflictos de manera constructiva Es natural que surjan conflictos en cualquier relación. Lo importante es cómo se manejan estos conflictos. Planificación y flexibilidad La planificación puede evitar muchos conflictos relacionados con las vacaciones de verano, pero también es importante ser flexible y adaptarse a los cambios. Celebrar el amor y la compañía Finalmente, es importante recordar celebrar el amor y la compañía que compartís. Apreciar los momentos juntos y expresar gratitud puede fortalecer el vínculo. Mantener una relación de pareja en verano requiere esfuerzo, comunicación y comprensión mutua. Al seguir estos consejos, las parejas pueden disfrutar de una temporada de verano más armoniosa y gratificante, evitando la necesidad de terapia de pareja en septiembre. Sin embargo, si surgen problemas que no pueden resolverse por sí solos, buscar ayuda profesional es una señal de fortaleza y compromiso con la relación. Esperamos que estos consejos sean útiles y permitan a las parejas aprovechar al máximo su tiempo juntas durante el verano, fortaleciendo su vínculo y disfrutando de una relación más satisfactoria y duradera. Además. si quieres adquirir más herramientas a través de mi primer libro te dejo aquí el enlace.

diario de emociones
autoconocimiento, Autoestima, herramienta psicologia

Cómo crear un diario de emociones y por qué es útil

En el mundo acelerado en el que vivimos, es fácil sentirse abrumado por las emociones. Un «diario de emociones» puede ser una herramienta poderosa para ayudarnos a comprender, procesar y gestionar nuestros sentimientos de una manera saludable. En este artículo, exploraremos cómo crear un diario de emociones y las razones por las que esta práctica puede ser increíblemente beneficiosa para tu salud mental. ¿Qué es un diario de emociones? Un diario de emociones es un cuaderno o aplicación digital donde registras tus sentimientos y pensamientos diarios. A diferencia de un diario tradicional que puede abarcar cualquier aspecto de tu vida, un diario de emociones se centra específicamente en tus experiencias emocionales. Este tipo de registro te permite llevar un seguimiento de tus estados de ánimo, identificar patrones y desarrollar una mayor autoconciencia emocional. ¿Por qué es útil? Autoconocimiento: Llevar un diario de emociones te permite entender mejor tus sentimientos y reacciones. Al escribir regularmente sobre tus experiencias emocionales, puedes identificar patrones y gatillos que tal vez no habías notado antes. Gestión del Estrés: Registrar tus emociones puede ser una forma efectiva de liberar el estrés acumulado. Escribir sobre lo que te preocupa o te molesta puede ayudarte a procesar y disminuir la intensidad de estas emociones. Mejora de la Salud Mental: Estudios han demostrado que la escritura expresiva puede reducir los síntomas de depresión y ansiedad. Un diario de emociones proporciona un espacio seguro para expresar y explorar tus sentimientos sin ningún tipo de juicio. Desarrollo de la Inteligencia Emocional: La práctica de llevar un diario de emociones puede mejorar tu inteligencia emocional, es decir, tu capacidad para reconocer, comprender y manejar tus propias emociones y las de los demás. Resolución de Problemas: Escribir sobre tus emociones puede ayudarte a ver las situaciones desde una nueva perspectiva y encontrar soluciones a problemas emocionales o conflictos interpersonales, puesto que te posibilita salir de esos bucles de pensamiento que son tan infructuosos en ocasiones. Cómo crear tu diario de emociones Elige tu Formato: Decide si prefieres un diario físico o digital. Algunos prefieren la sensación de escribir a mano, mientras que otros encuentran más conveniente llevar un registro en una aplicación o documento digital. Mi recomendación, desde este artículo, es que lo hagas a mano, puesto que se integra mejor cuando damos forma a las palabras escribiendo. Establece una Rutina: Dedica un tiempo específico cada día para escribir en tu diario de emociones. Puede ser por la mañana para establecer el tono del día o por la noche para reflexionar sobre tus experiencias durante ese día. Sé Honesto: La clave de un diario de emociones es la honestidad. No te censures ni te preocupes por la gramática o el estilo. Este es tu espacio personal para expresar cómo te sientes realmente. Utiliza Preguntas Guía: Si no sabes por dónde empezar, utiliza preguntas guía como: Incluye Detalles: Trata de ser específico sobre lo que sentiste y por qué. En lugar de escribir «me sentí triste», podrías escribir «me sentí triste cuando mi amigo canceló nuestros planes porque me sentí rechazado y solo». Revisa Regularmente: De vez en cuando, revisa tus entradas o escritos pasados para identificar patrones y reflejar tu progreso emocional. Esto puede proporcionarte una visión valiosa sobre cómo has cambiado y crecido con el tiempo. Ejemplo Fecha: 26 de junio de 2024 Hoy me sentí: Desencadenantes: Reflexión: Un diario de emociones es una herramienta sencilla pero poderosa para mejorar tu bienestar emocional. Te ayuda a entender y gestionar tus sentimientos, reduce el estrés y puede mejorar significativamente tu salud mental. Al adoptar esta práctica, puedes desarrollar una mayor autoconciencia y una mejor inteligencia emocional, lo cual es beneficioso tanto para tu vida personal como profesional. ¡Empieza hoy mismo tu diario de emociones y descubre el poder de la escritura emocional! Te dejo aquí también el enlace a mi libro, en el cual encontrarás múltiples herramientas que te ayudarán en situaciones de tu día a día.

divorcio
divorcio con hijos, Separación con hijos

Puntos a tener en cuenta en un divorcio con hijos

Cuando en una pareja con hijos se produce un divorcio o una separación es fundamental tener varios aspectos en cuenta, con el fin de que la decisión que se ha tomado no afecte negativamente a los menores. Y, al contrario de lo que se piensa y escucha habitualmente un divorcio no ha de causar ningún tipo de trauma en los hijos. De hecho, lo más perjudicial para cualquier menor es crecer en un hogar en el que hay conflictos de manera habitual, faltas de respeto y/o ausencia de amor en sus progenitores. Ahora bien, no son pocas las parejas que cuando inician el proceso de ruptura, inician una guerra, como si una cosa debiera ir unida a la otra. Y es aquí donde radica el mayor de los problemas y dificultades a las que se enfrentan los hijos de padres que se divorcian. Puesto que ellos no están al margen de esta guerra en ningún caso, de hecho, de una manera u otra, siempre les afecta de forma directa. Ya sea porque se habla mal de su padre o madre, ya sea porque ven conductas inapropiadas en alguno de los dos o en los dos, o quizá se deba a que se les utiliza como mensajeros que, aunque quizá te pueda parecer descabellado, es más habitual de lo que parece. Cada familia es un mundo, pero en las guerras, sin duda, todos perdemos. Y como adulto ya cada uno elige en que guerras se embarca o mantiene, pero los menores no tienen este poder de elección aún. Algunos de los síntomas de los niños en un divorcio con hijos. (Por supuesto, cabe señalar que lo que a continuación se indica corresponde a divorcios mal gestionados o traumáticos). Por todo lo anterior, resulta fundamental que el conflicto de los adultos no afecte a los menores en ningún caso. Para ello, resulta imprescindible tener en cuenta los siguientes puntos para tener un divorcio sano que no dañe a los menores: 1. Adquirir un compromiso entre los padres para evitar exponer a los menores a situaciones de tensión. Como adultos ya somos conscientes de las situaciones que nos pueden generar cierta tensión y una vez identificadas las situaciones llegaremos al acuerdo de, si hubiera que compartir espacio con tu ex mantener una cordialidad para evitar el malestar natural en los niños al ver que sus padres no se comunican o lo hacen de una forma inapropiada. Así mismo, no se expondrá a los menores a conversaciones en las que escuchen hablar negativamente de la otra figura, dándoles la opción a que sea ellos quienes decidan que opinión les merecen sus padres según vayan creciendo, así como la libertad para querer a ambos sin sentir malestar por ello. 2. Resulta fundamental llegar a acuerdos con respecto a la educación y ser ambos coherentes con dichos acuerdos. De manera que esto posibilite un contexto adecuado para la evolución del menor, puesto que tener unos límites con uno y con el otro no complica la evolución de los niños. 3. Jamás se utilizará a los niños como mensajeros. De tener que comunicarse algo el uno al otro, lo haréis por la vía que os resulte más cómoda y genere menos malestar. El email es una buena opción cuando el teléfono o mensajería no resulta efectivo. 4. Tampoco se les utilizará como espías. Algo que les duele mucho y ante lo que no saben cómo responder es cuando se les interroga sobre lo que hace su padre o su madre. En consulta he llegado a escuchar como se les llega a chantajear con este tema. 5. Resulta fundamental ser conscientes de que el tiempo que estén con nosotros es el tiempo en el que podemos tener cierto control sobre lo que hacen y confiar en que el otro progenitor lo hará bien también. Sea como sea, en ese otro espacio no se tiene influencia y es más apropiado disfrutar del tiempo que se pase con ellos y aprovecharlo para la importante función educativa que corresponde, la cual dificilmente se va a llevar a cabo de una manera saludable si se realiza alguna de las acciones de las que hemos hablado anteriormente. Enfrentar un divorcio con hijos requiere de una atención cuidadosa a todo lo que implica el bienestar de los niños. Priorizarles es clave para ganar consciencia de que mantenerles en medio de una guerra durante su evolución no debería ser una opción nunca. Si resulta muy complicado este aspecto, buscar apoyo profesional puede ser clave para manejar este proceso con acierto. Aunque puede resultar difícil, es posible transitarlo con respeto y cuidado, creando un entorno seguro para un futuro más estable y armonioso.

sistema nervioso, autoconocimiento, sistema nervioso desregulado

Síntomas de un sistema nervioso desregulado

En resumen nuestro sistema nervioso controla todo lo que hacemos (caminar, sentir, pensar, la respiración…) Absolutamente todas nuestras funciones dependen de esto, y tener un sistema nervioso desregulado puede conllevar distintos síntomas perjudiciales para la salud. Este sistema está formado por: Una vez he resumido en qué consiste nuestro sistema nervioso, ahora sí, veamos los síntomas que pueden indicarnos que puede estar desregulado, algo que resulta fundamental identificar, puesto que nuestra calidad de vida empeora sustancialmente si esto nos sucede. Síntomas de un sistema nervioso desregulado. 1. Tienes problemas para dormir y sientes agotamiento o fatiga durante el día: Ya sean problemas para conciliar o para mantener el sueño, estos pueden estar relacionados con el hecho de tener el sistema nervioso desregulado. Puesto que, cuando esto sucede, una de las cosas más habituales es que el sistema nervioso parasimpático, que es el que se activa cuando las demandas del entorno disminuyen, cuando ya no estamos en peligro o, simplemente, teniendo en cuenta nuestra rutina, cuando corresponde descansar tras una dura jornada; no se activa, manteniendo el ritmo cardiaco acelerado, a la mente dando vueltas sobre algo que ya ha sucedido o está por suceder o desregulando nuestra temperatura corporal. Lo cual hace comprensible estos problemas en nuestra higiene de sueño y, al mismo tiempo, el mantenimiento o, incluso, cronificación de la desregulación de la que estamos hablando. Ya que sin un descanso correcto se antoja muy complicado lograr el equilibrio que siempre busca nuestra mente y nuestro cuerpo. 2. Dificultades para mantener la atención. Cuando el sistema nervioso está desregulado, generalmente es debido a que se encuentra en alerta, como si hubiera un peligro acechando continuamente. Ante esta situación la mente está enfocada en este peligro, sea real o imaginario, y el cuerpo está preparado para la lucha o huida. Esto lo puedes identificar cuando te cuesta centrarte en conversaciones ante las que anteriormente no tenías dificultades, pierdes cosas habitualmente y/o tienes olvidos o descuidos constantes. 3. Estás irritable y con un comportamiento reactivo. A menudo, cuando no sabemos gestionar bien nuestros impulsos o nuestros sentimientos, es probable que estemos teniendo un problema para adaptarnos a las demandas externas. Sobre todo esto sucede cuando no tenemos en cuenta las necesidades internas. Es decir, cuando no dedicamos tiempo suficiente a descansar, a tener ratos de calidad con nosotros o con nuestra familia, o hemos tenido que dejar de lado aquello que sentíamos que nos conectaba a nuestra persona. Si esto sucede en un breve espacio de tiempo y lo tienes bien delimitado, quizá no suponga mayor problema, pero si estas circunstancias se mantienen en el tiempo y no ves el fin a tal dinámica puede conllevar un malestar continuo que derive en dificultades de distinta índole que te afecten a ti en primera persona, así como a tus relaciones con los demás. 4. Sientes una gran sensibilidad ante estímulos sensoriales. Quizá te sientes fácilmente sobrepasado por los estímulos sensoriales fuertes, como ruidos, luces., ciertos olores o estar en grandes multitudes, entre otros, llegando incluso a experimentarlos como dolorosos o desagradables. También es posible que tengas reacciones intensas al dolor, diferentes a las que tenías con anterioridad, que te sientas irritado por el desorden o el sonido de alguien masticando. 5. Cambios extremos en el apetito. Tu apetito sufre fluctuaciones que pueden ir desde no tener apenas hambre hasta descubrirte dándote atracones. Todos tenemos alguna variación en el apetito, debido, por ejemplo, a cambios en el tiempo o momentos vitales estresantes o de gran carga emocional. Pero si tus cambios no tienen un detonante concreto, es probable que tu sistema nervioso no esté regulando de manera adecuada a tu metabolismo. 6. Problemas en tu sistema digestivo o piel. Los problemas del aparato digestivo, como pueden ser el síndrome de intestino irritable, la enfermedad de Krohn, la rosácea, la dermatitis, entre otras afecciones, están muy relacionados con un sistema nervioso desregulado. De hecho, los médicos en estas situaciones suelen recomendar disminuir el estrés. Estos son alguno de los síntomas más habituales que nos pueden indicar que nuestro sistema nervioso está desregulado. Es cierto, que no resulta sencillo regular dicho sistema, debido a los hábitos disfuncionales a los que nos conduce en demasiadas ocasiones la rutina que tenemos en nuestro tiempo. Que no sea fácil no significa, ni mucho menos que no sea posible. Para regular el sistema nervioso es necesario ser muy constante en la aplicación de cambios diarios en nuestra vida. De los cuales te iré hablando a lo largo de otros artículos, así como en publicaciones que encontrarás en mi cuenta de Instagram. Si te gusta este artículo, no dudes en compartirlo con aquellas personas que necesitan esta información, te lo agradecerán.

comunicacion en la pareja
pareja

Problemas de comunicación en la pareja

Entre las causas que llevan a realizar terapia, suelen estar a la cabeza los problemas de comunicación en la pareja. En muchas ocasiones, en las parejas se genera una dinámica muy perjudicial en la que el único fin, sea éste consciente o no, es quedar por encima del otro. Esa búsqueda incesante de tener la razón, que hace que se pierda de vista que cada persona tiene su perspectiva y esta es válida, siempre y cuando no atente contra la otra persona. Discutir es algo natural, de hecho resulta positivo, puesto que, de esta manera no perdemos de vista nuestras necesidades, opiniones, límites o valores personales. Pero, lo que sucede es que, en demasiadas ocasiones, no se discute, sino que, directamente, se pelea. A continuación, veremos varios pasos que pueden ayudaros a discutir de manera sana y, por tanto, efectiva. Al fin y al cabo, saber comunicarnos de manera efectiva conlleva que se puedan tener discusiones sanas. Porque, como hemos visto, discutir no es lo mismo que pelear, sino que discutir implica que las personas que están en desacuerdo están expresando su punto de vista y escuchando el de la otra persona, con el fin de llegar a un acuerdo, a un punto de encuentro. Las mayores dificultades para la comunicación en la pareja son: Pasos para mejorar la comunicación en la pareja: Para mejorar las discusiones en la pareja: En mi libro Storytime de terapia encuentras un capítulo, el de Carmen y Manuel, en el que en base a esta historia real se profundiza en las dificultades en su comunicación, a través de las cuales se proponen ejercicios, pautas y herramientas muy útiles cuando esta problemática se adueña de la relación. Si necesitáis acompañamiento para sanar vuestra relación, mejorar la comunicación en la pareja y volver a sentir que hacéis equipo, podéis poneros en contacto con nosotras. Estaremos encantadas de acompañaros.

libros

Los 3 Mejores Libros sobre Psicología

En este post, te mostraré los que para mí son los 3 mejores libros sobre psicología disponibles en español. Estas obras, creadas por destacados expertos en el campo, no solo han sido reconocidas por su rigor científico, sino que también han capturado la imaginación y el interés de lectores de todo el mundo. Estos libros ofrecen una abundancia de conocimientos y reflexiones que pueden transformar tu comprensión de ti mismo y de los demás, además de proporcionarte herramientas prácticas para aplicar en tu vida cotidiana. Estas obras no solo te invitan a profundizar en el comportamiento humano, sino que también te inspiran a reflexionar sobre tus propias experiencias y relaciones interpersonales. Inteligencia Emocional por Daniel Goleman Daniel Goleman popularizó el concepto de la inteligencia emocional, que incluye habilidades como la autoconciencia, la autorregulación, la empatía y las habilidades sociales. Goleman argumenta que la inteligencia emocional es tan importante, si no más, que el coeficiente intelectual (IQ) para el éxito personal y profesional. Estos libros son altamente respetados en el campo de la psicología y ofrecen valiosas perspectivas sobre la mente humana y el comportamiento, estando disponibles en español para una mayor accesibilidad. Puedes adquirirlo a través de Amazon aquí. El Hombre en Busca del Sentido por Viktor Frankl Esta obra es más que un testimonio de su experiencia en los campos de concentración nazis; es una lección universal sobre la búsqueda del sentido de la vida. Frankl narra cómo, a pesar de haberlo perdido todo y sufrir brutalidades extremas, descubrió que la vida sigue siendo digna de ser vivida y que la libertad interior y la dignidad humana son indestructibles. Su método psicoterapéutico, la logoterapia, se centra en encontrar un sentido a la existencia, destacando la responsabilidad personal ante uno mismo, los demás y la vida. Traducido a más de cincuenta idiomas, este libro se ha convertido en un clásico que emociona a lectores de todas las culturas y edades. También puedes encontrarlo siguiendo este enlace. Continuamos con el tercer y último libro de mi top de los mejores libros sobre psicología Hábitos Atómicos por James Clear Es un libro que explora cómo pequeños cambios pueden llevar a grandes mejoras en la vida personal y profesional. Clear explica que los hábitos, aunque parezcan insignificantes, tienen un gran impacto debido a su acumulación a lo largo del tiempo. El libro presenta un enfoque práctico para la formación de hábitos mediante el «ciclo de hábitos»: señal, anhelo, respuesta y recompensa. Clear ofrece estrategias para crear buenos hábitos y eliminar los malos, enfatizando la importancia de la identidad y el entorno en el proceso de cambio. Puedes conseguirlo aquí. Estos tres son para mí algunos de los mejores libros sobre psicología, si crees que falta alguno esencial para ti no dudes en recomendarlo en los comentarios o a través de nuestras redes sociales, que puedes encontrar en el pie de la página. Además, aprovecho para recordarte que ya he lanzado mi libro al que puedes acceder aquí, en el que podrás encontrar historias reales de personas que han realizado un proceso de terapia psicológica. Seguramente alguna de estas historias resuene con la tuya y te haga comenzar a trabajar en ti mism@ y/o te ayude a tener mayor comprensión de temas relacionados con la salud mental. De hecho, si has decidido que necesitas un cambio, no dudes en poner en práctica las pautas y herramientas que te aporto en el libro o contacta con nosotras aquí para recibir una terapia a tu medida, ya que lo que a otr@ le funciona quizás es distinto a lo que necesitas tú para tu desarrollo personal.

pareja

Formas de intimidad en la pareja.

La intimidad en la pareja va mucho más allá de tener relaciones sexuales. Tanto en consulta como fuera de ella, me encuentro con muchas parejas que tienen dificultades con respecto a la intimidad en la relación. ¿Qué es la intimidad en la pareja? La intimidad en la pareja se refiere a la conexión emocional que las personas que forman la relación mantienen entre sí. Esto implica la disponibilidad y capacidad a la hora de compartir sentimientos, inseguridades, pensamientos, miedos, sueños, deseos… De manera abierta, sincera y segura, sin temor a ser juzgados por la otra persona. De esto se extrae que resulta necesario afrontar el sentimiento de vulnerabilidad que implica sentirse expuesto en una relación. Existen parejas en las cuales uno de los miembros tiene dificultades para expresar sus sentimientos, emociones y/o necesidades, mientras que el otro miembro siente una necesidad manifiesta de conocer en mayor profundidad a su pareja. También hay relaciones formadas por personas que tienen la misma dificultad a la hora de profundizar en la intimidad. Y otras en las que no existe ningún problema en este sentido. Así que, una vez se termina la primera fase de la relación, conocida como enamoramiento, en la cual, normalmente, la pareja desea pasar tiempo juntos, se tiene pasión en las relaciones sexuales, no se perciben los pequeños fallos de la persona con la que se tiene la relación o si se perciben no se les da mayor relevancia; es probable que comience a haber problemas de comunicación y que la pasión inicial disminuya, o, incluso, desaparezca. Con lo cual, de no haber profundizado en intimar en nuestra relación, es probable que se inicie una etapa de desgaste, en la que puede haber reproches o presión. Esta es una de las etapas más complicadas de las relaciones, ya que se produce un desencuentro en el que es necesario llegar a acuerdos. En esta etapa uno de los miembros puede volcar su malestar en echar de menos la pasión y el otro puede sentirse bloqueado o desmotivado ante las relaciones sexuales. Sintiéndose ambos desatendidos por su pareja, lugar desde el que resulta complicado ponerse en la piel del otro. Llegados a este punto que, ciertamente es bastante habitual, al no haber trabajado la intimidad, se puede abrir una brecha en la relación. A continuación, veamos varios pasos que podemos poner en marcha para poder progresar en la relación si este es el deseo de ambos: 1. Escuchar con atención cómo se siente tu pareja. A veces, estamos tan absortos en nuestro malestar que no somos conscientes de que nuestra pareja también tiene el suyo. Es necesario explicar qué sentimos y qué necesitamos sin reproches y sin juicio. Por ejemplo, en el caso de una pareja en la que una de las partes quiere aumentar las relaciones sexuales y la otra quiere mejorar la comunicación, se podría exponer de la siguiente manera: Esta sería la traducción a la forma asertiva y afectuosa de frases a las que tristemente estamos más habituados a escuchar como: Es que ya nunca quieres que nos acostemos, no sabes hablar, no te importa la relación, sólo piensas en ti… 2. Trabajar en equipo para tener momentos de calidad. Es imprescindible dotar la relación de experiencias que sigan manteniéndola viva. Para esto se puede acordar el hecho de planificar una cita cada vez una de las personas de la pareja. De esta manera, seguiréis trabajando la conexión entre vosotros. 3. Tener citas de masajes. Esto consiste en que, si está habiendo complicaciones con la sexualidad, es importante quitar presión para favorecer que no aumente el posible bloqueo. Haciendo masajes el uno al otro se favorece la intimidad, puesto que se produce una liberación de oxitocina, menor a la de las relaciones sexuales, pero beneficiosa al fin y al cabo para progresar con respecto a vuestra intimidad. 4. Establecer un saludo y despedida diario que beneficie a vuestras muestras de cariño. Hay parejas que dejan de darse un beso al reencontrarse o despedirse y esto favorece que se vaya abriendo una brecha cada vez más grande entre ellos. A no ser que este hábito haya sido así siempre debido a vuestra personalidad, es importante recuperar estas muestras de afecto. 5. Mostrar interés por los objetivos o logros de vuestra pareja. Esto parece algo bastante obvio, pero lo cierto es que muchas veces la desconexión es tal que ni se comparten cuestiones relevantes referentes a la individualidad de la pareja. 6. Tener detalles el uno con el otro. Un mensaje a media mañana, una nota en la nevera, una cena especial… Son actitudes que le hacen saber a tu pareja que es importante para ti y que piensas en ella. Como has podido comprobar la intimidad en la relación va mucho más allá de tener relaciones sexuales, no significa que éstas no sean importantes, pero si significa que, en demasiadas ocasiones, funcionan como un medidor de cómo está la pareja sin tener en cuenta otras cuestiones como las que acabamos de ver. Así como, cabe señalar, que parece fundamental que nuestra pareja sea un lugar seguro, y esto no se consigue únicamente teniendo relaciones sexuales placenteras. Estos son algunos de los pasos que se pueden dar para comenzar a trabajar la intimidad de la relación. Por supuesto, aquí falta el contexto de vuestra relación, que tendrá sus particularidades como todas. Si necesitáis ayuda para superar vuestras dificultades podéis contactar con nosotras y estaremos encantadas de acompañaros.

Autoestima, autoexigencia, estrés

Autoexigencia elevada ¿Cómo gestionarla?

Cada vez se escucha más hablar sobre el término autoexigencia y, gracias a esto, vamos ganando consciencia de lo que caer en esta actitud nos puede ocasionar. Pero, realmente, en ocasiones, esta autoexigencia elevada se justifica como parte de una actitud orientada en la  búsqueda del crecimiento personal. Por lo que dicho afán dirigido hacia el crecimiento personal se puede transformar en una auténtica trampa. No digo, por supuesto, que sea negativo que deseemos crecer a nivel personal o profesional, pero hay que tener varios aspectos en cuenta para que algo que, a priori, no es nocivo no se transforme en fuente de malestar, estrés, ansiedad y/o depresión. Y es que cada vez hay más gurús del crecimiento personal cuyo mensaje va más en la línea de que caigamos en una autoexplotación que en la línea sana de evolucionar, si así lo deseamos, es decir, por propia elección más que por imposición social y, además, se omite la importancia que tiene el hecho de mantener la conexión con nosotros mismos durante el proceso. Ya que, muchas veces se está en una búsqueda incesante de crecer, ya sea a nivel profesional o personal, sin tener en consideración si el objetivo que perseguimos concuerda con nuestros deseos, necesidades y valores personales. El crecimiento personal como tal se refleja en que nos sentimos cada vez mejor con nosotros mismos, sintiendo que progresamos como personas y, para ello, mantenemos una conexión genuina con nosotros, lo cual desde el prisma de una autoexigencia elevada mantenida en el tiempo no resulta posible. También hay otras personas que han aprendido a relacionarse con los demás a base de cubrir sus necesidades, y es otro destino bastante habitual de la autoexigencia. Esa búsqueda de que la familia, amigos, compañeros, etc.,  esté bien a base de responsabilizarse de ello es, por supuesto, también muy nocivo. Quizá tu autoexigencia esté dirigida a otro ámbito de tu vida, o quizá te exijas en exceso, pero ni siquiera sepas cual es el fin de la sobrecarga a la que te expones. Esto último es más habitual de lo que, en principio, pueda parecer, puesto que hay actitudes que en un momento determinado de nuestra vida nos pudieron favorecer y las mantenemos sin cuestionar si son útiles en el presente. Síntomas de autoexigencia Sientes agotamiento mental y físico debido a una sobrecarga constante. Siempre antepones tus responsabilidades y obligaciones a tus necesidades y deseos. Necesitas sentir que lo que haces es productivo, durante la mayor parte del tiempo. Mientras los demás te felicitan por tus logros, tú sólo te exiges más y más y te criticas duramente. Si surge algo que interfiere en lo que tenías planeado para sentir productividad, te invaden los nervios o ansiedad. Nada de lo que haces te parece suficiente. A veces sientes etapas de tristeza y no te prestas la atención que necesitas. Te comparas con los demás. Te sientes menos válido si pides ayuda. Desconoces o te cuesta aceptar tus propios límites. Llegar a tener una autoexigencia elevada se puede deber a muchos factores, entre ellos, cabe destacar los siguientes: La educación familiar suele ser un ámbito muy relevante, ya que si crecimos en un hogar en el que se nos exigía en exceso, no se reconocían las cosas que hacíamos bien y si se castigaban las que consideraban que estaban mal, esto se queda muy integrado en nuestra mente. La cultura en la que nos desenvolvemos. Hay muchos lugares en los que la sociedad valora a las personas por las metas que logren más que por las personas que son. Pobre autoconocimiento, este punto parece crucial y se tiene muy poco en cuenta. Tengamos en consideración que si no nos conocemos bien a nosotros mismos vamos a valorarnos en base a la actitud que los demás tengan hacia nosotros, con lo cual en una sociedad marcadamente competitiva es fácil entrar en esa competitividad, además, sin un fin alineado con los deseos y necesidades propios. ¿Qué hacer para gestionar la autoexigencia? La autoexigencia no es una actitud innata, no se nace con ella y, por tanto, al resultar de un aprendizaje que, como hemos visto, se puede deber a distintos factores, tendremos que desaprender esta forma de actuar que nos resulta nociva, y cambiarla por otra conducta más funcional. En este sentido veamos varios pasos a dar si te preocupa este tema: Resulta fundamental identificar que se mantiene una actitud autoexigente y que, una parte de esta actitud, te resulta perjudicial. A quienes tienen esta actitud les resulta muy complicado reconocerla y sobre todo verla como algo negativo. Es importante identificar qué parte de esta actitud te es beneficiosa, por ejemplo puede que identifiques que te exiges en la preparación de un examen, pero que, al tener esta tarea un principio y un fin, no te causa malestar, sino que te impulsa para lograr un resultado positivo en algo que te es importante. Resulta fundamental marcarse momentos de descanso, momentos de conexión con uno mismo y/o momentos de calidad con personas que son importantes en tu vida. Muchas veces se dejan estos ratos de calidad para más adelante y parte del desgaste emocional está relacionado con estar involucrados únicamente con un ámbito de nuestra vida. Ponle un «techo» a tu autoexigencia. Define lo más claramente que te sea posible hasta dónde deseas llegar, así podrás ser consciente tanto de tus avances como de la consecución de tus logros. Esto es crucial porque muchas personas que mantienen una actitud autoexigente se mantienen en una carrera sin fin, puesto que no han marcado qué es lo que quieren conseguir. Una vez que alcances este «techo» te podrás marcar otro si así lo deseas, no sin antes reconocerte y celebrar lo que has conseguido. Logra consciencia de tus fortalezas y habilidades escribiendo un diario en el que indiques que te hace sentir orgulloso de ti día a día. De esta manera, podrás ir disminuyendo tu autoexigencia, puesto que reconocerte lo que estás haciendo bien te puede sacar de ese

Scroll al inicio